Cintillo Oficial Gobierno
Horacio Vanegas

Horacio Vanegas

Horacio Vanegas comenzó su carrera de investigación antes de ingresar al IVIC. Sus primeras incursiones en tareas investigativas tuvieron lugar en la Universidad Central de Venezuela, donde también se destacaba como líder estudiantil de la Escuela de Medicina José María Vargas. Hacia el final de sus estudios médicos, publicó su primer trabajo como colaborador del recordado Dr. Enrique Pimentel. Más adelante, durante su postgrado en la Universidad de Yale, además de cantar en el famoso Coro Ruso de esa Institución, inició sus trabajos en el campo de la neurofisiología, estudiando los mecanismos cerebrales de la conducta agresiva.

A su regreso a Venezuela fue inducido, en 1969, a incorporarse al IVIC. Vanegas se integró al grupo dedicado a investigar los mecanismos operativos en el sistema visual, orientando sus estudios a la morfología y electro fisiología del techo óptico, centro visual principal del cerebro en los vertebrados inferiores. Su destacada participación internacional lo llevó a ser designado como editor del libro Comparative Neurology of the Optic Tectum, obra que constituyó el compendio del estado del arte para comienzos de los años 80. A partir de 1983 Vanegas inició y desarrolló una nueva Iinea de investigación, nueva no solamente para el IVIC, sino para nuestro país: el estudio de los mecanismos de percepción y egulación del dolor. Este importante campo, característico de investigaciones biomédicas del primer mundo es de una altísima pertinencia, por ser el dolor la causa más frecuente de una consulta médica en el mundo entero y, a menudo, elemento desquiciante de la existencia del hombre. Los trabajos del grupo de investigación dirigido por Vanegas, han aportado importantes elementos al conocimiento de la manera como el sistema nervioso procesa y regula la información que, acerca de los estímulos que producen la sensación dolorosa, llegan desde cualquier parte del cuerpo. Estos estudios han ayudado a abrir el camino para comprender cómo actúan los analgésicos esos benditos
remedios que calman el dolor y por qué los opiáceos como la morfina y sus antagonistas, son tan eficientes y crean adicción.

Entre pares toda evaluación resulta delicada por mediar lazos o intereses de la más diversa índole. Se recurre entonces a la evaluación externa, con la esperanza de que los pares lejanos estén desprovistos de elementos del pequeño mundo local y cotidiano. Es en ese amplio ámbito donde el reconocimiento de la labor investigativa de Horacio Vanegas adquiere su valoración precisa. Son muchas las instituciones extranjeras de prestigio donde se ha desempeñado como profesor invitado. El amplio reconocimiento de la dilatada trayectoria de este Investigador Emérito lo ubica como uno de los líderes mundiales de las investigaciones contemporáneas acerca de la neurofisiología del dolor. Al tiempo de adelantar en sus investigaciones y su desempeño docente, Vanegas ha cumplido destacadas labores como administrador, función ésta en que se destacó como Sub-Director y Director del IVIC entre 1986 y 1992, y como directivo de muchas otras organizaciones nacionales e internacionales, entre las que merecen ser citadas la Asociación Cultural Humboldt, el Conicit, el ICGEB y la Sociedad Venezolana para el Estudio del Dolor.

Junto a los rasgos predominantes en el trabajo diario, cuales son el orden y la sistematización, en Horacio se manifiestan elementos concretos resultantes de la unión y reforzamiento de genes y hogar en la conformación del hombre: su extensa cultura, su bonhomía, su sociabilidad y hedonismo, y su cultivo de la amistad -en las buenas y en las malas- son caracteres que lo convierten en un ejemplar esposo, padre y amigo. Un extraordinario dominio de la lengua castellana que él hace extensivo a otros idiomas en que ha incursionado- refleja también la presencia de sus progenitores.

La tradición docente de su padre homónimo se manifestó en un docente y divulgador insigne, con una larga trayectoria en el IVIC, en el Instituto Pedagógico de Caracas y en la Universidad Central de Venezuela, donde su estirpe universitaria lo ha hecho mantenerse como pilar docente en el área de Fisiología en la Escuela de Medicina Luis Razetti. Esta semblanza no sería tal cosa si se dejara de mencionar, entre las múltiples facetas de
la personalidad de Horacio, a su reservada condición de eximio bolerista, menos conocida aunque no inédita, ya que grabó un LP mucho antes de ser Investigador Emérito del IVIC.

Visto por Miguel Laufer, Investigador.

Fecha

22 Julio 2015

Categorias

Emeritos