Cintillo Oficial Gobierno
Máximo García Sucre

Máximo García Sucre

Es un honor y un placer para mí hacer una semblanza de mi colega y amigo, el Dr. Máximo García Sucre no sólo como un excelente y reconocido profesional sino también como la persona sensible e inteligente. Máximo nació en Caracas en la Parroquia La Candelaria, hizo su secundaria en el Colegio San Ignacio y el Pre-Universitario en la Universidad Católica Andrés Bello. Después de su graduación como Bachiller en Ciencias, ingresó en la Facultad de Ciencias de la Universidad Central de Venezuela (UCV), donde se graduó como Licenciado en Química en 1963. Ese mismo año se traslada a Francia y cambia su enfoque de estudios hacia la Física, obteniendo en 1964 el Certificat d' Études Supérieures en Physique Théorique Approfondie, en la Facultad de Ciencias de la Universidad de París.

En 1966 obtuvo el doctorado de tercer ciclo en Física Molecular con calificación Muy honorable y las felicitaciones del jurado. En 1968 obtiene el Doctorado de Estado Es Sciences Physiques con la calificación de Muy honorable. Después de obtener el Doctorado, regresa a Venezuela e ingresa al lVIC como Investigador Temporal, categoría utilizada en esos años en el Instituto pero actualmente inexistente. También comienza a trabajar en la Facultad de Ciencias de la Universidad Central de Venezuela. En ambas instituciones su carrera fue ascendiendo muy rápidamente. En 1982 ya era Investigador Titular del IVIC y en 1981 Profesor Titular de la UCV; a tiempo convencional.
En ambas instituciones dictó numerosos cursos de pre y postgrado, desde Física General hasta Dinámica Molecular.

Su área de investigación ha sido principalmente la Física Molecular, donde ha trabajado en el acoplamiento vibrónico en agregados moleculares, en la descripción del movimiento cuántico nuclear y en resonancia paramagnética electrónica de haluros alcalinos dopados con iones. También en el mismo campo, ha trabajado en la teoría cinética de los gases aplicada al estudio de la dependencia de la viscosidad con la densidad y con el gradiente de temperatura en el régimen de transición. Máximo se ha interesado también en el campo de la Física-Matemática y Fundamentación de la Física, elaborando un modelo del espacio-tiempo y una fundamentación del mismo en Física. De su prolífica labor de investigación han quedado numerosas obras, más de setenta publicaciones para esta fecha y más de cincuenta asistencias a congresos. Ha dirigido nueve tesis universitarias y ha sido tutor de tres postdoctorantes en el IVIC. Máximo ha ocupado numerosos cargos académico-administrativos. Fue invitado como Director de Investigación al Laboratoire de Photophysique Moléculaire de Centre National de la Recherche Scientifique, durante un año sabático. Fue Jefe del Departamento de Física Molecular del IVIC y después Jefe del Centro de Física en dos ocasiones, en 1971 y luego en 1987, en esta última, durante tres años. Ha sido miembro de diferentes comisiones dentro y fuera del IVIC y editor de revistas científicas nacionales e internacionales. Ha recibido numerosas distinciones y reconocimientos, una de las más importantes ha sido el Premio a la Investigación Francisco de Venanzi. Es miembro de la Academia de Ciencias de América Latina y de la Academia Europea de Ciencias, Artes y Humanidades. Ha sido Orador invitado en varias conferencias y también ha sido nombrado Director de diferentes proyectos y reuniones internacionales; por ejemplo, ha sido invitado como Symposium Leader y Distinguished Scientist en diez ocasiones a los simposios de Sanibel desde 1978.


Todo esto refleja la gran cantidad y calidad de trabajo que Máximo ha realizado desde que comenzó su carrera científica. Sus trabajos de Física han sido unas veces experimentales y otras veces teóricos pero siempre han mostrado mucha inteligencia, curiosidad intelectual y una gran preparación sobre los temas tratados. No me cabe la menor duda de que Máximo es uno de los mejores físicos que tenemos en el lVIC y su destacada labor lo hace merecedor de gran respeto científico de parte de sus colegas del país y del exterior. Para la fecha en que escribo esta semblanza tengo cerca de diez años trabajando con Máximo directamente en proyectos de investigación y desde entonces hemos cultivado una buena amistad, aunque lo conozco desde hace unos veintiséis años, cuando ingresé al lVIC. Durante su segunda Jefatura de Centro, tuve la oportunidad de trabajar con él como Subjefe. Recuerdo las largas conversaciones que teníamos buscándole soluciones a los múltiples problemas que se presentaban y tratando de realizar una labor constructiva en el Centro. Entre sus principales objetivos estuvieron: la modernización del Centro de Física y la optimización del ambiente de trabajo. En ambos casos creo que logramos mucho, aunque no todo lo que esperábamos. Después que terminó su Jefatura, Máximo continuó colaborando muchísimo con el Centro y lo sigue haciendo, aún estando jubilado. Máximo es de carácter fuerte, seguro y firme pero a la vez con un gran sentido del humor, el cual está matizado con agudeza e inteligencia. También posee una amplia cultura y un alto grado de lealtad con sus amigos, de lo cual puedo dar fe. En los momentos difíciles, Máximo está siempre atento para ayudar y aportar soluciones. Su fuerte personalidad se torna jovial para brindar tranquilidad, apoyo y sobre todo presencia, ésto último tan importante durante las dificultades. Para mi ha sido un honor haber trabajado y seguir trabajando en Física con un colega de la calidad de Máximo, pero más honrado aún me siento de ser su amigo. Como científico y como persona, Máximo es de primera clase. 

Visto por Rixio Parra, Investigador.

Fecha

20 Julio 2015

Categorias

Emeritos